La propuesta viene implementándose por un equipo multidisciplinario de docentes y estudiantes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la Universidad Nacional de Asunción (FADA-UNA) quienes junto a un gran equipo de voluntarios, y con la colaboración y las donaciones de varios actores, montaron una granja de impresión 3D a fin de usar la fabricación digital como medio para satisfacer la gran necesidad de equipamiento de protección personal para profesionales expuestos a la COVID-19.

Con mucha satisfacción, compartimos el tablero de distribución de los protectores faciales fabricados por el FabLab Universitario CIDi y donados a más de 2.000 funcionarios públicos y profesionales de todo el país.

Enlace de acceso desde la computadora: dashboardGRANJA_pc

Enlace de acceso desde un dispositivo móvil: dashboardGRANJA_movil

La Granja de Impresión está ubicada en las instalaciones del FabLab Universitario CIDi de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la Universidad Nacional de Asunción. El proyecto se puso en práctica a fines de marzo, a partir de la propuesta de un grupo de docentes y funcionarios de la Dirección de Investigación, el Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación (CIDi) y el FabLab Universitario CIDi de la FADA-UNA. A partir de ahí, se inició la campaña para aumentar el número de impresoras 3D que pudieran imprimir piezas en simultáneo, se conformó un equipo de voluntarios y colaboradores que se encargaran del corte de acetato y la producción de gomas de sujeción, y un grupo de fabbers que realizaran las tareas de ensamblar, ajustar diseños, controlar el funcionamiento y mantenimiento de las impresoras, entre otras cosas. Asimismo, un equipo de logística se puso en marcha, trabajando arduamente detrás de bambalinas para contactar con donantes, colaboradores, autoridades, beneficiarios, llevar registro de entregas, gestionar la comunicación y difusión, forjar alianzas y construir capacidades en un equipo de voluntarios que fue creciendo a medida que aumentó la producción, con la necesidad acuciante de protectores faciales en todo el país.

Los protectores están siendo fabricados en consonancia con las normas de seguridad establecidas por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) para este tipo de equipamiento. El objetivo principal del proyecto es poder escalar en la producción de piezas críticas necesarias para apoyar el esfuerzo del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS) y dar respuesta a la gran carencia de material médico y a la dificultad para importar compras o donaciones de equipos y materiales necesarios para lidiar con la crisis. Además, es de suma importancia destacar la función polivalente que cumple un espacio como este, ya que los beneficios de establecer este nivel de capacidad tecnológica y contar con una Granja de Impresión en el país, en especial en la Universidad Pública, van mucho más allá del contexto de una pandemia. Esto significaría un gran avance para el sector de la academia, que permitiría incorporar nuevas capacidades de formación e intercambio con otros sectores de producción del país. En la actualidad, no sólo se están imprimiendo diseños de datos abiertos de protectores faciales, sino además se está diversificando la producción incluyendo protectores para niños y cajas de aerosol para testeos e intubación, que fueron entregados a inicios del mes de julio a la Sala de Hematología y Oncología Pediátrica y a los médicos del Hospital de Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA.

Esta propuesta ya cuenta con el respaldo de varios colaboradores que están apoyando en distintas modalidades, ya sea donando o prestando impresoras 3D, donando insumos o sumando su mano de obra en diferentes partes del proceso (como el corte de acetato, ejecutado por casi toda una familia de voluntarios, y la producción de gomas, de la cual se encargan Texciclo y La Chaca, un grupo de emprendedoras que trabajan con reciclado textil). Además, varios colectivos se unieron para juntar donaciones y hacer donaciones con retorno, una manera filantrópica de adquirir protectores faciales: en lugar de hacer una compra con dinero en efectivo, se realiza una donación de insumos que produce un cierto número de protectores faciales, de los cuales una parte se entrega al donante y la otra entra en la línea de donaciones a entidades de bien público.

Colaboradores Granja TODOS

Hasta el momento, la Granja cuenta con 18 impresoras 3D, con las cuales se llegó a imprimir hasta 300 protectores faciales en una semana. Se estima que, si se cuenta con la cantidad de insumos necesarios y se aumenta la cantidad de impresoras 3D, la Granja podría llegar a producir entre 1.000 y 1.200 protectores faciales por mes.

El trabajo del equipo de la Granja se puede seguir en los informes publicados semanalmente en la página web del CIDi. Nada de esto sería posible sin el trabajo conjunto de un equipo multidisciplinario y el apoyo de todos los aliados al proyecto. Quienes deseen sumarse y colaborar con esta iniciativa, pueden contactar con el equipo través del formulario de donaciones disponible en fablabcidiCOVID_19, o bien comunicarse por teléfono o correo electrónico al:

(021) 585558 int. 116 | fablabuniversitario.cidi@arq.una.py

Les invitamos también a seguirnos en las redes sociales en las cuentas de la Dirección de Investigación y CIDi de la FADA-UNA (@dicidifada) y en la fan page del FabLab Universitario CIDi en Facebook (@fablabcidi).

Con esta propuesta buscamos sumar nuestros esfuerzos a los de otras muchas iniciativas a lo largo del país, a fin de que todos juntos, como ciudadanos comprometidos, logremos hacer frente a esta pandemia. Gracias por difundir esta iniciativa y ayudar a que la Granja de Impresión del FabLab Universitario CIDi siga creciendo.

¡Juntos podemos!


El CIDi es impulsado desde la Dirección de Investigación de la FADA-UNA, con apoyo del CONACYT, a través del proyecto DETIEC, financiado por el Fondo de Convergencia Estructural del MERCOSUR (FOCEM). El equipamiento del FabLab Universitario es parte del proyecto LABO 16-38, financiado por el CONACYT.
Los mapas y el dashboard son iniciativa de la Coordinación de Comunicación y realizados por la Ing. Amb. Alexia Acosta, de la Coordinación de Innovación de la DI-CIDi de la FADA-UNA.