Paraguay será evaluado el próximo 5 de mayo sobre los avances en el cumplimiento de los Derechos Humanos. Será durante el Examen Periódico Universal, más conocidos por las siglas EPU.

El EPU es un instrumento de rendición de cuentas del Sistema de Naciones Unidas. Evalúa la situación de los derechos humanos de los países miembros. Esta evaluación se realiza cada cuatro años.

La rendición de cuentas se viene preparando desde el Paraguay desde hace varios meses. El Ministerio de Relaciones Exteriores es la institución encargada de elaborar un informe del país. Sin embargo, desde la sociedad civil organizada (oenegés) también es posible colaborar por medio de un informe técnico con recomendaciones específicas sobre la situación de los derechos humanos de los ciudadanos paraguayos y paraguayas.

En lo que refiere al Derecho a la Vivienda y el Hábitat adecuados, Hábitat para la Humanidad Paraguay conformó una Alianza con otras organizaciones para presentar por primera vez desde la sociedad civil, un informe que contiene recomendaciones para el fortalecimiento de las políticas públicas relacionadas a la vivienda y el hábitat.

La Alianza para la Vivienda y Hábitat Adecuados fue conformada por Hábitat para la Humanidad, TECHO Paraguay, Fábrica Social y el Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la Universidad Nacional.

El documento presentado desde esta Alianza tiene 3 enfoques principales: La Ley de Fomento de Vivienda y Desarrollo Urbano, el financiamiento asequible y la alianza público privada y, finalmente,  las políticas de mejoramiento integral de viviendas en asentamientos precarios.

Parte de este documento detalla las siguientes recomendaciones para el Estado:

  • En lo legislativo, que se operativice la Ley N°5638 de Fomento de la Vivienda y Desarrollo Urbano adaptado al contexto del Covid-19 y como mecanismo de reactivación económica del país, ,  y se reactive el Comité Nacional de Vivienda y Hábitat según Decreto N°6043.
  • En relación al financiamiento asequible, que se promuevan estrategias entre el sector público y privado para ofrecer financiamientos a familias de ingresos medios y bajos, y, que disponga de recursos para el fondo de garantía para vivienda a familias consideradas de alto riesgo.
  • En referencia a los asentamientos, que se adopte y fortalezca políticas de mejoramiento integral que aseguren procesos de tenencia segura, acceso a servicios públicos y participación, considerando sus necesidades, capacidades y organizaciones comunitarias. El documento también sugiere prevenir los desalojos forzosos a través de la planificación urbana fortaleciendo programas existentes.

Es importante destacar que en la última evaluación  EPU del 2016, no existió ninguna recomendación relacionada al acceso y a la política de vivienda, al Derecho a la ciudad y al medioambiente saludable. Hoy en día, considerar estos aspectos es fundamental para el cumplimiento de la Agenda 2030 y los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible).

Te invitamos a conocer más y firmar un pedido de apoyo a las recomendaciones presentadas, a través del siguiente enlace: https://bit.ly/3cQZgKm


Redacción: Hábitat para la Humanidad Paraguay