La propuesta viene implementándose por un equipo multidisciplinario de docentes y estudiantes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la Universidad Nacional de Asunción (FADA-UNA) quienes junto a un gran equipo de voluntarios, y con la colaboración y las donaciones de varios actores, montaron una granja de impresión 3D a fin de usar la fabricación digital como medio para satisfacer la gran necesidad de equipamiento de protección personal para profesionales expuestos a la COVID-19.

Con mucha satisfacción, compartimos el tablero de distribución de los protectores faciales fabricados por el FabLab Universitario CIDi y donados a más de 2.000 profesionales de blanco de instituciones públicas y privadas, y otros trabajadores de todo el país.

Enlace de acceso desde la computadora: dashboardGRANJA_pc

Enlace de acceso desde un dispositivo móvil: dashboardGRANJA_movil

La Granja de Impresión está ubicada en las instalaciones del FabLab Universitario CIDi de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la Universidad Nacional de Asunción. El proyecto empezó a finales de marzo, a partir de la propuesta de un grupo de docentes y funcionarios de la Dirección de Investigación, el Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación (CIDi) y el FabLab Universitario CIDi de la FADA-UNA, junto a la Carrera de Diseño Industrial. A partir de ahí, se inició la campaña para aumentar el número de impresoras 3D para imprimir piezas en simultáneo, se conformó un equipo de voluntarios y colaboradores que se encarga del corte de acetato y la producción de gomas de sujeción, y un grupo de fabbers que realiza las tareas de ensamblar, ajustar diseños, controlar el funcionamiento y mantenimiento de las impresoras, entre otras cosas.

Asimismo, se puso en marcha un equipo de logística que trabaja arduamente detrás de bambalinas para contactar con donantes, colaboradores, autoridades, beneficiarios, llevar registro de entregas, gestionar la comunicación y difusión, forjar alianzas y construir capacidades en un equipo de voluntarios que va creciendo a medida que aumenta la producción, intentando dar abasto a la necesidad acuciante de protectores faciales en todo el país.

Los protectores están siendo fabricados en consonancia con las normas de seguridad establecidas por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) para este tipo de equipamiento. El objetivo principal del proyecto es poder escalar en la producción de piezas críticas necesarias para apoyar el esfuerzo del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS) y dar respuesta a la gran carencia de material médico y a la dificultad para importar compras o donaciones de equipos y materiales necesarios para lidiar con la crisis.

Esta propuesta ya cuenta con el respaldo de varios colaboradores que están apoyando en distintas modalidades, ya sea donando o prestando impresoras 3D, donando insumos o sumando su mano de obra en diferentes partes del proceso. Además, varios colectivos se unieron para juntar donaciones y hacer donaciones con retorno, una manera filantrópica de adquirir protectores faciales: en lugar de hacer una compra con dinero en efectivo, se realiza una donación de insumos que produce un cierto número de protectores faciales, de los cuales una parte retorna al donante y la otra entra en la línea de donaciones a entidades de bien público y comunidades vulnerables.

Hasta el momento, la Granja cuenta con 18 impresoras 3D, con las cuales se llegó a imprimir hasta 300 protectores faciales en una semana. Se estima que, si se cuenta con la cantidad de insumos necesarios y se aumenta la cantidad de impresoras 3D, la Granja podría llegar a producir entre 1.000 y 1.200 protectores faciales por mes. Los informes mensuales se publican periódicamente en las cuentas de Facebook y en la página web.

Con esta propuesta buscamos sumar nuestros esfuerzos a los de muchas otras iniciativas a lo largo del país, a fin de que juntos, como ciudadanos comprometidos, logremos hacer frente a esta pandemia.

Gracias por difundir y ayudar a que la Granja de Impresión del FabLab Universitario CIDi siga creciendo.

¡Juntos podemos!

Contactos:

Formulario de donaciones: fablabcidiCOVID_19

(021) 585558 int. 116 | fablabuniversitario.cidi@arq.una.py
@dicidifada @fablabcidi

El CIDi es impulsado desde la Dirección de Investigación de la FADA-UNA, con apoyo del CONACYT, a través del proyecto DETIEC, financiado por el Fondo de Convergencia Estructural del MERCOSUR (FOCEM). El equipamiento del FabLab Universitario es parte del proyecto LABO 16-38, financiado por el CONACYT.
Los mapas y el dashboard de distribución fueron impulsados desde la coordinación de comunicación y elaborados por la Ing. Amb. Alexia Acosta, de la coordinación de innovación de la DI-CIDi de la FADA-UNA.