Ahora ya podemos evitar las largas explicaciones sobre dónde queda el CIDi gracias a las nuevas letras corpóreas.

 

 

Anuncios